Día 4 – Bicicleta, Cuchara, Manzana

‘BICICLETA, CUCHARA, MANZANA’:

‘Bicicleta, cuchara, manzana’ (1 personaje y una cronología de 2 años) es mi película más reciente y aportó problemas nuevos que obligaron a decisiones (sobre la marcha en la mayoría de los casos) que –aunque sólo sea por el éxito que obtuvo el largometraje- valen para un debate práctico durante el taller:

– Un único personaje principal (las diferencias con las anteriores películas, todas ellas corales).

– La discreción en los momentos íntimos (cómo resolverlo mediante la ubicación de la cámara / la elegante eliminación del sonido directo en las conversaciones más privadas).

– Un héroe local no impide que la historia sea universal.

– La burbuja de sonido (recurso técnico –pero fácil- para entrar en la mente del protagonista).

Otros aspectos comunes en las 3 películas:

– En el reportaje o el documental televisivo el espectador escucha al autor (que nos dice lo que piensan los personajes). En el cine documental hay un cambio cualitativo: el espectador ha de tener acceso directo a la mente de los personajes.

– La cronología (¿dónde debe acabar nuestra historia? ¿o dónde hacerla acabar si el rodaje no puede alargarse más tiempo? ¿y si la historia no es cronológica, dónde haremos recaer el paso del tiempo?

– El director como motor económico del proyecto: el ejemplo de las tres películas. Las dificultades para encontrar la primera financiación y los derechos que adquiere –o debería adquirir- el director al ser el promotor inicial del proyecto.

– El cambio radical: ¿cómo mantener la tensión cuando no es una historia que sucede en el presente sino que estamos explicando algo que sucedió ya hace algunos años? (El ejemplo de ‘Searching for Sugar Man’) (Y también expondré el caso de mi próximo proyecto, un cambio radical respecto a mis tres películas anteriores).