Objetivos

Primero, potenciar la voz de los cineastas. Nuestra forma de trabajar permite llegar a la mejor de las versiones posibles de una película: los directores darán con la forma justa para decir lo que quieren decir, explorando la naturaleza de su propia creación y cuestionando los límites del cine como forma y medio para  tomar posición frente al mundo y atrapar la vida.

Segundo, asegurar la pertinencia y la calidad creativa. Las obras que surjan de WALDEN tienen que ser un reflejo de nuestro tiempo y a la vez tratar con cuestiones universales. Más allá de sus particularidades, las películas de WALDEN comparten cualidades esenciales para hacerlas perdurables: el deseo, la necesidad, el rigor, el compromiso, la responsabilidad, la maestría.

Tercero, garantizar la finalización de las películas que participan en la residencia.  Escribir una película sólo tiene una razón de ser: producirla. La itinerancia y el acompañamiento en el tiempo de la residencia de escritura generan el espacio ideal para que las películas evolucionen, mejoren y existan.

Cuarto, hacer visible y potenciar el trabajo de WALDEN. Las películas tienen que llegar al espectador. El compromiso no es sólo que se finalicen sino apoyarlas para que encuentren el lugar de exhibición más adecuado.